Conoce al puertorriqueño que está dejando su huella en Stone Brewing

Una de los objetivos que tuve al crear Craft Beer Puerto Rico era el poder unir y conocer a la comunidad de la cerveza artesanal local, que incluye a todos los componentes de la industria. A través de la página he logrado conocer muchísima gente de dicha industria, tanto local, como del extranjero.

Una de éstas personas es José Flores, un puertorriqueño que esta trabajando en Stone Brewing en San Diego. Flores comenzó en el mundo de las cervezas artesanales cuando éstas comenzaron a llegar a la Isla. Su primera cerveza artesanal se la dio en Café 103 y fue una Red Seal, seguido de una Old Rasputin, ambas de North Coast.

Donde comenzó a aprender sobre los estilos de cervezas, degustar y elaborar un paladar más refinado fue cuando trabajó en la Taberna Lúpulo en Viejo San Juan. Gracias a un regalo de un "brewing kit" comenzó a experimentar con "home brewing". De hacer "home brewing", algo que continúa haciendo, decidió buscar educarse en Brewing Sciences en los Estados Unidos.

Viajó a California para el 2012 con la meta de matricularse en UC Davis. En dicho viaje, aprovecha para visitar a su padre en Los Angeles la misma semana que coincide con el LA Craft Beer Week. El primer evento que fue era de Stone, donde le ofrecieron ser Beer Server en la localidad de Pasadena. De ahí en adelante, José ha formado parte de Stone Brewing.

A José no se le ha hecho fácil. Con sus altas y bajas, extrañar a su Isla y su familia, la economía, etc., el ha podido salir a flote pasando de ser Beer Server, pasando a la tienda de Escondido donde está ubicada la cervecería. Posteriormente aplica para la línea de producción donde pasó a llenar la línea con botellas, moviéndose luego a la embotelladora principal. Actualmente se desempeña dentro del grupo de Small Batch Brewers, donde investigan y desarrollan, hacen alojamiento en barril, crean cervezas pilotos y cervezas especiales para la compañía.

Los planes de José por ahora es permanecer en Stone por muchos años más, donde ha logrado aprender y adquirir una experiencia única. A largo plazo quisiera abrir y operar una cervecería en Puerto Rico.

José estuvo en la isla a finales del año pasado y tuve la gran oportunidad de conversar con el sobre lo que está haciendo y lograr obtener su opinión respecto a la industria local.

Me cuenta que a pesar de los impuestos, la no aprobación del Proyecto 776 el tiene fe de que todo caerá en su lugar, que el Proyecto será aprobado y que la economía mejorará. Con sus planes de abrir una cervecería en un futuro José busca impulsar la economía, ayudando en la creación de empleos, pero esto debe ocurrir  luego que se apruebe el Proyecto 776 o algo similar. El hace un llamado al gobierno que apoye la industria de las artesanales, en vez de los intereses de la compañía grande que no quiere que las artesanales crezcan. 

El movimiento tiene un auge, tiene hambre de crecer y de aportar a la economía. Como José, son muchos los que le apuestan todo a esta industria.