I love beer, and talking about beer: mi primer post en Craft Beer Generation

Les confieso que cuando Gustavo me preguntó si me quería unir al grupo de colaboradores de Craft Beer Generation no lo pensé dos veces. “I love beer, and talking about beer”. Así que me pareció la plataforma perfecta para hacer lo que me apasiona: “take beer to the next level”.

Para mí la cerveza es mucho más que una bebida, es la forma perfecta de romper el hielo y conocer gente nueva. Además de ser el complemento ideal para prácticamente cualquier plato.

Como muchos de ustedes mi historia con las cervezas artesanales comenzó de forma casual. Si les soy honesta, no era cervecera. Al punto de que estudié en el Colegio de Mayagüez y odiaba el aroma a cebada que emana de Cervecera de Puerto Rico todas las tardes. No había manera de que me tomara una Medalla, ni aunque me la regalaran. Prefería no beber.

Varios años después me voy a estudiar a Estados Unidos y recuerdo visitar con unas amistades una barra universitaria donde el especial de la noche era “$5 Beer Pitchers”. De más está decirles que se me arrugó la cara de solo pensar que estaríamos bebiendo cervezas toda la noche. Pero para mi sorpresa uno de mis amigos ordenó un pitcher de Guinness, me sirvió una pinta y me dijo “Don’t knock it, till you try it!” (No la descartes, hasta que la pruebes).

Fue ahí que mi relación con el mundo de las cervezas comenzó. En ese instante, me di cuenta que existía un mundo de sabores a los que no le había dado la oportunidad, debido a mi idea preconcebida de que cerveza era cerveza y nada más. Hasta ese momento pensaba que todas eran iguales, ligeras y sin mucho sabor,  que si no estaban casi congeladas no había manera de tomárselas.

Si les digo que me convertí en cervecera en ese momento les miento, pero lo que sí les puedo decir es que despertó una curiosidad en mí. Desde ese momento cada vez que veo un “tap handle” o etiqueta, que me llama la atención la ordeno. Fue así que poco a poco comencé a desarrollar mi paladar y a descubrir lo que me gusta y sobretodo lo que no me gusta. 

Con el tiempo he aprendido que una cerveza puede ser tan compleja como un vino y que no hay necesidad de que te gusten todas. Soy fiel creyente de que la mejor cerveza es la que disfrutas. No me dejo llevar por los “trends” y mucho menos creo en los “hypes”. Todos los paladares son distintos y lo que tal vez a mí me parece espectacular, a otros no le agrade y viceversa. Por tal razón, considero que lo más importante es probar, para así poder descubrir tu paladar.

Así que les invito a explorar junto a mí el mundo de las cervezas. Detrás de cada cerveza hay una historia y eso es lo que deseo compartir con ustedes. Espero despertar su curiosidad por nuevos estilos, incitarlos con pareos atrevidos, y en fin hacer de cada cerveza una experiencia memorable. So let’s have a beer!!