La falta de electricidad pone en jaque a las cervecerías locales, algunas podrían cesar operaciones por el resto del año

Los problemas que pudimos adelantar que sucederían con la industria local de la cerveza artesanal luego del paso del huracán María han comenzado a agravarse. Una de las más recientes cervecerías en abrir, Zurc, anunció la posibilidad de cerrar operaciones por lo que resta del año. Al momento de este escrito, la cervecería en Coamo no contaba con servicio eléctrico.

La falta del servicio eléctrico continúa siendo el problema principal de las micro cervecerías locales. Aún así, como indica un post en Facebook de la cervecería Zurc, el proyecto para bajar los impuestos a la industria local aún sigue sin atenderse en la Cámara de Representantes de Puerto Rico, como lo reseñamos hace unas semanas. Las personas que quieran ayudar en este tema pueden comunicarse con su Representante e indicarle que apoya el proyecto.

 
 

Otras cervecerías que al momento no han estado elaborando hasta hace poco han sido FOK en Caguas, Dragon Stone y Boxlab (cervecerías que elabora su cerveza en las facilidades de FOK). Del Barril estuvo distribuyendo su inventario, pero no sabemos su están haciendo cerveza, por lo que han estado aceptando productos de otras cervecerías para el disfrute de sus visitantes.

Sobre Rebl en Utuado tenemos entendido que poco a poco han comenzado a elaborar su cerveza Fusión. Su primera cerveza Kasiri no está siendo elaborada debido a la falta de yuca, el principal atractivo de la misma.

Actualmente sabemos que Ocean Lab está operando, aunque hasta el momento con generador de electricidad. Mientras, Señorial Brewing ha estado volviendo a la normalidad luego de que sus facilidades volvieran a tener energía eléctrica hace unas semanas atrás. Por su parte Boquerón Brewing comenzó a trabajar luego de 54 días sin electricidad.

Entre la falta de electricidad y agua potable, el tiempo de demora de ingredientes llegando a la isla y el limbo legislativo en el que se encuentra el Proyecto 280, la amenaza de la industria de la cerveza artesanal local es real y debe ser de preocupación para todos.