Oktoberfest, un cielo de seis casas

Puede ser el carnaval folklórico más popular del mundo y toma lugar en el Theresienwiese, Munich. Millones lo visitan cada año el evento tradicional que toma lugar el sector de Bavaria (área sur de Alemania). Dominan vestidos tradicionales (lederhosens), olores a nueces tostados, música, risas y muchos, pero muchos, Featzelts.

Los Featzelts son carpas gigantescas de madera que al igual que el resto del evento solo están 17 días en uso para luego desmontarse y recoger hasta el próximo año.  El que desconoce del evento fácilmente concluiría que estas estructuras altamente decoradas llevan instaladas desde el primer día que se inauguró el evento hace más de 205 años. 

Hay seis casas cerveceras en Munich y cada una de ellas tiene una carpa en el evento. 

  • Hofbrahaus(est. 1589)
  • Paulaner (est. 1629)
  • Augustiner (est. 1328)
  • Lowenbrau(est. 1324)
  • Hacker Pschorr(est. 1472, Hacker)
  • Spaten (est. 1397)

Estas casas cerveceras, con más de 3,000 mil años combinados de experiencia, fueron formadas durante la Era del Sacro Imperio Romano-Germánico, antes de que Alemania se empezara a establecer como la nación que es hoy en día (1900s). Cada una ofrecen su propio estilo único de Oktoberfest Lagers. 

Con una banda de música folklórica en la tarima de cada carpa, el ambiente siempre es alegre. Constantemente se canta en coro y la canción que predomina en todas las carpas es:

“Ein Prosit, ein Prosit
Der Gemütlichkeit.
Ein Prosit, ein Prosit
Der Gemütlichkeit.
Oans, zwoa, drei, g’suffa!”

Aunque no la sepas, ni la entiendas, asegúrate al final de ésta de levantar tu litro de jarra de cerveza y golpear las de tus vecinos mirándolos a los ojos cada vez diciendo: “ Prost!”
Ir en un grupo siempre es preferido. Pero igual compartirás mesa con extraños que rápido conocerás ya que en este evento nadie es tímido. Líbano, Polonia, Turquía, Italia, Chile, Korea, Alemania, Méjico, Inglaterra han sido ya las nacionalidades de las personas con quien he tenido el gusto de compartir. 

Entrar a estas carpas puede ser difícil ya que llegan a capacidad bastante rápido y muchas mesas están reservadas. Para que te sirvan hay que estar sentado en una mesa. La clave es llegar temprano (ie, 10am). El precio de la cerveza con propina incluida no excede de 11 Euros por litro. También proveen un amplio menú de comida típica a la venta.   
Hasta ahora llevo 4 casas, faltan solo Lowerbrau y Spaten.  No es fácil, ni recomendable visitarlas todas en un día.  

Hechas por verdaderos Maestros de este arte, estas cervezas fueron elaboradas exclusivamente para este evento. No recorrieron y navegaron meses por mares y tierras hasta llegar a su destino. Las mejores cervezas que se degustan tienden a estar cerca del suelo que se elaboran.  
Oktoberfest es la expresión de un pueblo que valora, apoya, y protege lo local. Un fenómeno cultural que ha crecido constantemente por más de dos siglos. Su celebración ha permeado a nivel mundial. Tradición de un pueblo unido bajo un cielo de seis casas. 

Y así comparto mi sueño, seis casas celebrando, bajo el mismo cielo, el primer Oktoberfest de Puerto Rico.   

Prost!

Juan Cruz es fundador de Zurc Bräuhaus, cervecería establecida en el pueblo de Coamo.